lunes, 22 de septiembre de 2008

El humor gráfico Colombiano brilla internacionalmente

El gran estado de São Paulo no conoce mucho de Colombia. Cuando digo “soy Colombiana” la gente sonríe pero muchos de ellos sólo han escuchado hablar de ella en “algún lugar” y difícilmente saben dónde queda, cómo es nuestra cultura y mucho menos, cuáles son los lazos que nos unen. En este lugar es difícil ser extranjero y constantemente se lucha para no dejar de ser colombiano. Pero cosas inesperadas acontecen en los lugares menos esperados y el destino se encarga de recordarnos el orgullo de ser colombianos.

La abertura del 35° Salón Internacional del Humor de Piracicaba (Brasil)

Era la apertura del 35° Salón internacional del humor de Piracicaba, el festival de humor gráfico más antiguo del mundo que inicio en plena dictadura Militar Brasilera. Yo estaba en la cuarta fila, sentada entre una gran multitud, intentando ser Piracicabana.

Iniciaron la entrega de los premios, aplauso tras aplausos para los ganadores, artistas nacionales e internacionales, más de dos mil trabajos concursando, 332 seleccionados para la muestra y solo 11 premiados. Pero sucedió lo menos imaginado, el premio a mejor Caricatura se lo llevó un colombiano, Harold Ortiz Sandoval, con una hermosa y artística caricatura del escritor y dramaturgo Samuel Beckett. Yo aplaudí con todas mis fuerzas pero me peguntaba ¿Será que entendí mal? Al final de la premiación anunciaron el ganador del trofeo “Zélio de ouro”, el premio principal y repiten nuevamente: Harold Ortiz, Colombia. Mi corazón colombiano dejó las cuatro paredes de mi habitación, mi garganta gritó con toda su fuerza y mis manos quedaron rojas de aplaudir, la gente me miraba sin comprender, solamente yo sabía el motivo de mi euforia.

Harold Ortiz Sandoval, el gran ganador

Después de la agradable sorpresa me di a la tarea de investigar sobre este talentoso caricaturista colombiano y contactarme con él. Cuando le pregunté por su ciudad de origen me escribió con humor: “Nací en Cali, fui criado en Santa Marta y mal criado en Medellín”. A sus 8 años descubrió su vocación por la caricatura, pero fue a los 17 años que hizo parte del grupo de caricaturistas de la Escuela de caricatura de Taller 2 (Armenia) y un año después fundó, con un grupo de colegas paisas, la escuela de Caricatura de Medellín. Desde hace tres años se incorporó al mercado laboral gráfico, haciendo parte de una agencia de comunicaciones en Medellín y continuó realizando caricaturas para medios impresos, páginas Web, Blogs y festivales. Ha participado de diferentes eventos internacionales en Italia, España, Croacia, pero su nombre empezó a sonar entre el mundo del caricaturismo después de Portocartoon (Portugal) y ahora en el Salón Internacional del Humor de Piracicaba (Brasil).

Al preguntarle a la Directora del Centro Nacional de Humor Gráfico de Brasil, Maria Ivete Araújo Marcolino (Zetti), por el trabajo de Harold ella responde: “Este joven, logró desenvolver una técnica nueva, a través de la perfección de técnicas tradicionales y logró diferenciarse entre grandes caricaturistas profesionales. Esto fue lo que llamó la atención, pero no es solo en nuestro festival, él viene llamando la atención desde otros eventos”.

Nuestro caricaturista, logró cautivar a los jurados no sólo por su técnica artística sino también por el concepto."La intención de una caricatura de fisonomía, más que ridiculizar y exagerar, es opinar, desde una visión artística, humana y social. Trato de hacer caricaturas de personajes que influyen e impactan mi vida, intento hacer un vínculo entre el personaje y el público para finalmente crear una inquietud”, expresa el artista. “Es la mentira más honesta de transmitir lo que pienso y siento de las personas”. Harold utiliza técnicas mixtas como pastel, lápiz de color y acrílico para las caricaturas de fisonomía.

El Caricaturismo en Colombia

El caricaturismo, como cualquier trabajo artístico en Colombia, no es un camino fácil. A pesar de que nuestro país se ha sensibilizado frente al tema a través de los años, en muchos lugares no llega a ser denominado ni siquiera un arte. Sin embargo nuestro país tiene personajes que han trabajado incansablemente por llevar la caricatura al nivel que merece, este es el caso de Mario Gracia, Arles Herrera “Calarcá”, Fernando Pica, entre otros, protagonistas de que la historia de la caricatura en Colombia siga a nuevas generaciones. “Existen grandes caricaturistas, desde la herencia del gran Rendón, pasando por Obregón, Osuna, caballero, y hasta el mismo Calarcá. Hemos tenido una gran escuela con un compromiso claro por el arte”

Desde hace más de 20 años, Colombia ha estado presente en el salón internacional del Humor de Piracicaba, con una participación no muy numerosa (entre 4 y7 trabajos) pero que ha logrado ganar respeto entre el cartoon Brasilero. Lo importante ahora es continuar participando en estos eventos, apoyando a nuestros artistas y lograr que en un futuro cuando hablemos de Colombia, el mundo entero nos reconozca como cuna de excelentes artistas.

El Humor gráfico es un medio que nos posibilita cambiar nuestra imagen y sensibilizar a nuestro país de que se puede hacer arte y ser crítico de nuestra historia.

El Salón Internacional del Humor más antiguo del mundo

El Salón Internacional del Humor de Piracicaba, nació en 1972 en plena dictadura militar y a partir de su segunda edición empezó a tener participación de artistas internacionales. Actualmente cuenta con la participación de 40 países y es considerado el festival de humor grafico más antiguo del mundo. En esta edición fueron seleccionados para exposición 332 trabajos de todo el mundo (de 2010 que participaron), entre ellos 5 trabajos Colombianos de los caricaturistas Sebastián Restrepo Quintero, Rafael Grarcía y Harold Ortiz Sandoval.

3 comentarios:

TRIANA dijo...

UFFF QUE REPORTAZO ANA MARIA, MIS FELICITACIOENS Y GRACIAS POR LA VISITA!!!

Yudy dijo...

Colombia un país de desesperanza donde reina el hambre, la pobreza y la desigualdad, requiere de personas como Harold Ortíz que a través del arte y la cultura, ofrezcan un rayo de luz esperanzador que nos invita a los colombianos a creer que otro país sí se puede construir. Gracias a tu artículo esto se hace evidente en el país hermano Brasil del cual ya has aprendido tanto ... desde aqui, nosotros seguiremos aprendiendo a través de tus vivencias. Te felicito por tu labor.

diana patricia caro naranjo dijo...

Hola Ana, tu reportaje está cargado de imágenes, me encantó..sabes??? mi sueño es ir al Brasil y vivir allí un buen tiempo, me inquietan esas paradójicas tierras.
Un abrazo, que orgullo tener una colombiana así allá, me imagino la felicidad que causa encontrarse en tierras lejanas a uno de los nuestros.